50 años en el mercado inmobiliario

07 abr 2020

Los 3 principales tipos de Humedad y como solucionarlos

Los 3 principales tipos de Humedad y como solucionarlos

La humedad es una patología que da dolores de cabeza ya que no es fácil erradicarla. Es uno de los mayores problemas que se generan en nuestras casas, principalmente en paredes y techos, debido a diferentes factores. Y no solo se trata de lo antiestético del ambiente, con hongos y manchas, sino que es incómodo y perjudicial para la salud; puede provocar alergias y dificultades en el sistema respiratorio.

A continuación, les contamos los tipos más comunes de humedad y como prevenirlas y solucionarlas. Animate a identificar las que tengas en tu casa.



1. Por filtración:

Se da cuando el agua (generalmente de origen externo), encuentra paso directo o se “filtra” hasta un material poroso (con capacidad de absorción de agua). Este paso del agua se debe a la falta o debilidad de una barrera hacia el agua: una mala colocación del impermeabilizante, deterioro de los selladores, rotura de caños o superficies, etcétera. Este tipo de humedad puede debilitar las paredes y generar daños en la estructura del hogar, afectar instalaciones eléctricas o dañar muebles.


¿Cómo prevenirla?

- Prever en la construcción, todas las posibles entradas de agua mediante los poros y uniones del suelo y muros de la estructura

- Controlar las impermeabilizaciones y contar con un buen aislamiento en techos y paredes

- Controlar cañerías regularmente, ya que pueden tener roturas

- No bloquear las ventilaciones de aire


¿Cómo solucionarla?

La solución comienza observando con atención por dónde se estaría produciendo la fuga del agua.

- Revisar el estado de los selladores entre la pared y las aberturas de puertas y ventanas, ya que pudo haberse salido o deteriorado. En este caso, debés colocar nuevamente sellador por el lado externo de tu casa alrededor de todo el marco. Con esta acción deberías evitar la filtración. Con respecto a la humedad ya producida, ventilá durante semanas antes de volver a pintar (previo lijado de la superficie). Lo mismo ocurre por ejemplo en el caso de la bañera y la pared y/o el piso. En ambos casos, de ser más grave la filtración, quizás debas considerar picar la pared para luego dejar secar durante semanas.

- En el caso de la rotura de un caño, verás que la marca de humedad responde a la ubicación del caño. En este caso, tu única opción es picar la pared para encontrar el caño y repararlo. No cierres la pared enseguida, aprovechá para que ventile hasta que seque bien.

- En el caso de una filtración desde el techo, debés observar el estado del mismo para descifrar si se ha roto la cubierta del techo, si hay una fisura por donde se está filtrando el agua, o cualquiera sea el caso, y nuevamente proceder a la reparación. Por otro lado, la humedad interior, luego de secarse, debería frenar al haber solucionado la fuente del problema.



2. Por capilaridad:


Este tipo de humedad se produce cuando el agua sube desde la tierra (húmeda) por los muros o las uniones del suelo. La podemos identificar ya que provoca la rotura del revestimiento a nivel de los zócalos. Esto se debe a errores en la construcción, donde no se realizó un correcto aislamiento del suelo, o bien por roturas o fallas en las cañerías.


¿Cómo prevenirla?

- Realizar el cajón hidrófugo, el que separa la humedad de la tierra, de la estructura de tu casa

- Incorporar aislación hidrófuga hasta 1 metro en todas las paredes perimetrales de tu casa

- Incorporar revestimientos en tus paredes exteriores con protecciones hidrorrepelentes


¿Cómo solucionarla?

Nuevamente la solución comienza con un buen diagnóstico.

- Controlar que los desagües no estén obstruidos

- En casos serios y ante la ausencia de cajón hidrófugo o aislación hidrófuga, la solución radica es picar hasta 1 metro eliminando revoques hasta llegar al ladrillo. Dejar secar y respirar la pared. Finalmente incorporar impermeabilizante, terminando con revoque y revestimiento

- No bloquear las ventilaciones de aire



3. Por condensación:

 


Es el tipo de humedad más común, y se produce principalmente por el choque entre dos temperaturas opuestas provocando hongos, mohos y manchas negras.

Lo que hay que evitar es el efecto “pared fría”. El vapor de agua presente en la casa, al entrar en contacto con superficies frías se condensa, pasando a ser gotas que corren por las ventanas y paredes (que dan al exterior). Con el tiempo y sobre todo si la ventilación fue deficiente durante una ducha o mientras que se cocina, esto deriva en estas feas patologías. Este caso se ve acentuado si la vivienda no cuenta con aislación térmica en sus paredes exteriores y techo (encargada de mantener la temperatura constante, evitando que el frío entre –por lo tanto reduciendo el choque de temperaturas).


¿Cómo prevenirla? ¿Cómo solucionarla?

- Ventilar los ambientes a diario

- Incorporar aislamiento térmico en paredes exteriores y en techo

- Instalar ventanas con buen aislamiento térmico

- Instalar extractores y deshumificadores en los lugares más húmedos de la casa como cocinas o baños

- No tender ropa en el interior de la casa



Ya tenés la información: ¡manos a la obra!.


COMPARTIR:

Más#revistas
Chat
Powered by: MediaHaus
Chat