50 años en el mercado inmobiliario

19 sep 2019

Diseño Nórdico

Diseño Nórdico

Estilo nórdico


Su esencia

Minimalismo, líneas sencillas, depuración en la decoración, colores pálidos y texturas lisas.

Algo que resulta inmediatamente atractivo de este estilo es que los espacios decorados, obedeciendo a sus premisas jamás son invasivos, transmiten paz y calma, son invitadores y acogedores y muy ventilados y despejados, lo cual favorece el flujo de energía. Cada cosa tiene un uso, una utilidad y los elementos redundantes o cuya función es meramente decorativa son descartados. La paleta de color es sugerente y sobria, puede añadir algunos toques en tonos más vibrantes, pero sin exagerar, ya que la contaminación visual no se lleva bien con este estilo.



Sus orígenes

Cuando hablamos de diseño escandinavo o estilo nórdico, nos referimos a los países del norte de Europa, tales como Noruega y Suecia, aunque se amplía a Dinamarca, Islandia y Finlandia. Su característica principal, desde sus orígenes, es la funcionalidad. Principalmente porque sobrevivir en el norte requería que los productos fueran útiles y duraderos, sin adornos innecesarios que pudieran afectar su uso, así como el empleo de materiales locales como la madera de sus bosques.

Las cualidades decorativas sutiles derivadas de los movimientos artísticos de principios del siglo 20 y las líneas simples que se derivan de los movimientos del arte de entreguerras dieron este estilo su elegancia. El concepto de "cosas hermosas que hacen la vida mejor" estaba muy bien considerado. Diseño escandinavo se refiere a menudo como el diseño democrático, debido a su objetivo de atraer a las masas a través de productos que sean accesibles y asequibles.


Cómo decorar con estilo nórdico

Debido a las duras condiciones climáticas a las que están expuestos en los países escandinavos y, como consecuencia de ello, a la necesidad de pasar tanto tiempo en el interior de las casas, la decoración nórdica busca ante todo crear interiores lo más acogedores, cálidos, confortables e iluminados posibles.


Para lograr estos objetivos, la decoración escandinava se sirve de:


1.  el color blanco y los tonos neutros: En estos países, la mayor parte del año la luz natural es escasa y los inviernos son largos y duros, así que las características más esenciales de este estilo surgieron como una forma de contrarrestar la falta de luz. De ahí que en sus ambientes predominen siempre los colores claros, tanto en paredes y suelos como en muebles. Por su parte, cojines, mantas, alfombras y otros textiles y pequeños accesorios son los encargados de aportar la nota de color necesaria. El objetivo es conseguir un aspecto limpio, espacioso y con pocos adornos.


2. cálidos textiles como las pieles (de imitación por favor), la lana, el algodón y el lino.


3. la madera natural: es el material más utilizado en la fabricación de muebles; se usan tonos claros, como puede ser el haya o el abedul.

En los últimos tiempos se han ido incorporando nuevos materiales más allá de la madera, como el cobre o el latón, elementos que le dan un toque más actual y contemporáneo. Pero siempre en pequeñas dosis, a través de lámparas, porta velas, bandejas o jarrones. Otro material que combina muy bien con el cobre y la madera natural es el mármol, pero siempre en tonos blancos. Un ejemplo de su empleo puede ser como un accesorio para la cocina, por ejemplo: una tabla de cortar.


La decoración de estilo nórdico, con la elegancia de la madera, su blanco inmaculado, sus cálidos textiles, y sus funcionales y bellos muebles de diseño escandinavo, ha conquistado a personas de todo el mundo.


COMPARTIR:

Más#revistas
Chat
Powered by: MediaHaus
Chat