50 años en el mercado inmobiliario

27 sep 2019

Arquitectura Sustentable

Arquitectura Sustentable

10 puntos para una arquitectura sustentable


En principio, aclararemos una noción fundamental: ¿qué es la sustentabilidad? La sustentabilidad tiene que ver con la capacidad que tenemos como sociedad para hacer un uso responsable de los recursos, de modo que las generaciones futuras puedan disponer de ellos.

La arquitectura es responsable de los espacios donde vivimos y donde permanecemos más del 90% de nuestro día. Si seguimos sin considerar el ambiente, los edificios seguirán emitiendo el 50% del total de los gases de carbono. Para esto, tenemos que cambiar la forma en la que construimos y la forma en la que vivimos.

De esta forma, la Arquitectura Verde, Arquitectura ecológica o Arquitectura ambiental, tiene como principal objetivo la reducción del impacto ambiental causado tanto por la construcción como el generado por los usuarios durante la vida útil del edificio/casa.

Ser sustentable está de moda pero, en general, todas las acciones que se promocionan siempre parecen estar asociada a gastar dinero. Sin embargo, esto no es así. Existen múltiples recursos que podemos tener en cuenta que no sólo implican cero gasto, sino que también generan un impacto mucho mayor.


A continuación, vamos a comentarte algunos puntos para que le pidas a tu arquitecto que tenga en consideración, y otros, para que vos mismo tengas en cuenta en el día a día de tu casa.


1. Diseñar tu casa teniendo en cuenta las orientaciones solares: Norte y Noreste implican las mejores orientaciones, siguiendo por Este, Noroeste, Oeste y terminando en las desfavorables orientaciones al sur. Pero te preguntarás, ¿qué tiene que ver con esto con cuidar la energía? Sucede que si orientás tus habitaciones al Este, tendrás tus habitaciones cálidas todas las mañanas, si orientás tu living al oeste, quizás tendrás demasiado sol, y si orientás cualquier parte de tu casa al sur, sobre todo si incluís mucho vidrio, tu casa será sumamente fría. Por lo tanto, gastarás más en aire acondicionado y calefacción, si no pensás los espacios y las materialidades adecuadamente.


2. Utilizar materiales locales: Un ejemplo de esto es la arquitectura escandinava o nórdica; vemos que utilizan muchísimo la madera, pero esto no tiene que ver con la moda, sino con que al ser una materia prima abundante y local, esto se torna en una decisión inteligente. En cambio, la madera deja de ser un material sustentable en la mayoría de los países del planeta ya que utilizarla conlleva una importante política de plantación por detrás, es por ello que, cada vez que elijas la madera, tenés que cerciorarte de que proviene de bosques certificados (con inscripción “FSC”). Imaginá, además, si tuvieras que traer la madera desde la otra punta del país, la cantidad de recursos en combustible que gastarías y la cantidad de contaminación que la combustión genera: sería “peor el remedio que la enfermedad”. Lo mismo ocurre con los mármoles importados de Europa, los porcelanatos importados de China (más allá de su precio super competitivo)… Optemos por materiales autóctonos y abundantes, y fabricantes locales y ganamos todos!


3. Aislar térmicamente tus paredes y techos: este requerimiento no es nuevo, sino que dados los cambios climáticos, las temperaturas llegan a ser mucho más extremas y paralelamente los recursos para calefaccionar o enfriar son mucho más caros. El efecto deseado es mantener la temperatura ambiente de la manera más estable posible: que la temperatura exterior no varíe la temperatura interior. Para esto y, traducido en un ahorro enorme económica y ambientalmente hablando, es fundamental aislar térmicamente. En principio esto genera un erróneamente llamado “sobrecosto”, pero en realidad es la mejor inversión a futuro. Existen diferentes recursos para aislar la “envolvente” de la casa: como agregar lana de vidrio, revoques termoaislantes, cámaras de aire (y materiales porosos), o directamente ladrillos como los de hormigón celular (mejor conocidos por el nombre de su fabricante: Retak), entre otros.

Existe la Ley 13.059 que detalla lo siguiente: “las obras nuevas y reformas sobre existentes, deberán garantizar un correcto aislamiento térmico a fin de maximizar el ahorro de energía y el confort. El ahorro de energía disminuye significativamente el uso de recursos no renovables, ayudando a proteger nuestro planeta. Al mismo tiempo, la correcta aislación térmica permite reducir los gastos en climatización para quienes habitan viviendas o edificaciones de uso humano, sin que por ello disminuya el confort, sino que por el contrario, las condiciones de habitabilidad sean mucho mejores. A partir de ahora, el profesional deberá presentar junto con el proyecto, el cálculo térmico y los materiales a utilizar. Asesórese sobre los requerimientos desde su municipio.”


4. Utilizar Doble Vidriado Hermético (DVH): Utilizar este vidrio en todas tus ventanas, en materiales tan poco aislantes como los vidrios, es un eslabón fundamental de la cadena ya que de nada sirve aislar paredes y techos, si no tenés en cuenta tus ventanas. Asimismo, es igual de importante que, como dijimos anteriormente, cuides la cantidad de ventanas que incluyas sobre todo al sur.



5. Pensar la posibilidad de utilizar materiales reciclados: En la actualidad se están desarrollando muchos nuevos materiales y sistemas. Es importante tener en cuenta que cualquier material u objeto sólo es considerado residuo si se arroja a la basura, de lo contrario, será una materia prima. Esto ocurre con las chapas para los techos hechas de residuos de Tetrapack, las paredes de botellas de plástico o vidrio (hoy en día cooperativas enseñan a hacer bastidores para que las personas humildes puedan fabricárselos), ladrillos con materiales plásticos, etc.


6. Pintar tus terrazas en colores claros: Es una alternativa más económica e igualmente muy funcional, a las terrazas verdes. El fundamento radica en la importancia del verde en una ciudad; cuando le quitamos huella verde a nuestra ciudad, esta pierde recursos para no sobrecalentarse. Este es el motivo por el que, en las grandes ciudades, por la tarde-noche, siempre hace más calor que en el campo.

Los colores oscuros absorben calor, por eso hacer ejercicio debajo del sol es una mala idea si no llevás ropa clara… Lo mismo ocurre no sólo con las terrazas, sino con tus paredes: si las pintás de colores oscuros, absorberán todo el calor y comenzarán a dilatar los materiales, pudiendo quizás generar fisuras.


7. Hacer la menor cantidad de piso en tu jardín: Uno de los motivos por el que construir sobre humedales es una terrible decisión, tiene que ver con quitarle superficie absorbente al agua, produciendo inundaciones y desfavoreciendo a mucha gente. Lo mismo ocurre con tu jardín, no desestimes la función del pasto en tu casa.



8. Parquizar con especies locales: Sin darnos cuenta, desde antes de nuestros abuelos, se han estado trayendo a Argentina especies sobre todo desde Europa. Esto, más allá de cambiar nuestro ecosistema, acaba con muchas especies de fauna nativa. Además, nuestro paisaje es suficientemente bello y existe de esa forma porque es acorde al clima de nuestro país. Los invitamos a plantar: plumerillo rosado, ceibo, cortaderas, aromos y muchos más!


9. Tecnologías, materiales y protecciones que cuiden la salud de los trabajadores: optes por el sistema constructivo que optes, infórmate de qué manera podés ayudar a tu colaborador a cuidar su cuerpo, ya que es su herramienta de trabajo. Cuidar esta fuente, puede hacer que una persona multiplique su empleo, o que se quede sin trabajar a los 40 años. Cuidá que no cargue más de 25 kg, o si carga bolsas de cemento (50 kg), lo hagan entre dos personas, pedile que se ponga guantes, casco y cuide su cintura (existen novedosas maneras de trabajar utilizando máquinas proyectables), y que también se ponga barbijo en el caso de utilizar cemento, cal o mezclas industrializadas sobre todo en espacios cerrados para cuidar lo que aspira.


10. Si bien es un segundo paso y en este caso requieren una inversión, llegamos finalmente a los famosos: paneles solares (para transformar la energía del sol en energía que podamos usar en nuestras casas y edificios), colectores solares (para calentar el agua con vistas a aprovecharla para darte un baño o lavar los platos), terrazas y paredes verdes (con ventajas asociadas a mejorar la climatización del edificio, reducir el riesgo de inundaciones, mejorar la aislación acústica, filtrar contaminantes del agua de lluvia, entre otros)


Ya estás al tanto! Mejorá tu calidad de vida y sé parte del cambio que querés ver en el mundo!


COMPARTIR:

Más#revistas
Chat
Powered by: MediaHaus
Chat